Gran hotel AquaDom en Berlín

Un ascensor en el interior del AquaDom permite contemplar 1.500 peces

Visitar Berlín es ya por si solo un lujo. Son muchos los turistas que recorrer sus calles cargadas de historia y se fotografían en lugares claves como la Puerta de Brandenburgo o junto a alguno de los fragmentos del muro que durante 28 años dividió la ciudad. Al caer la noche y, aunque Berlín cuenta con buenos y bonitos albergues, el lujo, sobre todo para los mantes de la vida marina, es alojarse en un auténtico hotel acuario.

El hotel Radisson Blu, situado sobre un Centro de Vida Marina, cuenta con el acuario cilíndrico más grande del mundo de 25 metros de altura y 12 de diámetro y que alberga más de 1.500 peces de cerca de 97 especies diferentes en alrededor de un millón de litros de agua.

El impresionante AquaDom da la bienvenida a los huéspedes del hotel en la misma recepción del alojamiento de 427 habitaciones y suites y situado a orillas del río Spree frente a la Catedral de Berlín.
Los afortunados que se alojen entre estas paredes podrán disfrutar del ascensor ubicado en el interior del cilindro del AquaDom y contemplar las tareas de limpieza que se llevan a cabo de lunes a sábado por 3 o 4 cuatro buzos especializados entre las 11 y las 13 horas. Además podrán contemplar en directo la alimentación de los animales que reciben unos 8 kg de comida al día.

La gestión biológica del AquaDom está en manos de BGG (Sociedad de Berlín para grandes acuarios) y el objetivo de la BGG es la transformación de la AquaDom en un arrecife de coral artificial para crear un hábitat común en el acuario cilíndrico para peces y corales.

5acc9cc5d8bd4716b4e04a594a643ecftAveiS

Sin dudas un gran hotel para deleitar nuestros ojos con este hermoso acuario y los maravillosos peces.